DE LA ARMONÍA HARTZ 6
   
   
  ULISES VARSOVIA
   
  PÁTINA

Una pátina de polvo y de tiempo
sobre los libros, ¡tantas veces mudos!,
¡tantas veces inútil y lejos
su reunida sabiduría
de grises ancianos meditativos!

En alguna vieja librería
puse fin a su fría orfandad
de páginas menesterosas,
y les di hogar en mi buhardilla,
donde desgranaron para mí
su pausado saber de anacoretas
robustos de vigor dialéctico.

Por años y años acompañásteis,
nobles infolios, mi relegación
de pobre filósofo o asceta,
de pobre poeta ensimismado
en su porfía de amor a las letras,
solo en su rigurosa soledad.

Hoy vuelvo sobre vosotros, libros,
y percibo el mismo aroma rancio
a larga vigilia y penosos trazos,
a extrema tensión de las neuronas,
a sudor de la mente procreando
páginas gordas de sabiduría.

Soplo, pues, el polvo de decenios,
abro vuestro tesoro intemporal,
y devoro las letras amorosas
con el mismo placer con que acaricio
la piel de mi dulce bienamada.

Sobreviviréis, amados míos,
al esplendor de la informática,
a la desidia de generaciones,
humillados en algún rincón,
bajo siglos de polvo y de orfandad.

 
anterior   siguiente
  POETA RELACIONADO:

Eduardo Escalante